hembra de pinzón
(+34) 920 34 80 10
info@hostalalmanzor.com
Navarredonda de Gredos
Ávila (Spain)

Hostal Almanzor. Un Hotel con Encanto en la Sierra de Gredos

Las aves y el cambio climático

Las aves han sido una característica destacada de la vida en la Tierra durante millones de años.

Las adaptaciones comúnmente asociadas con este grupo de animales, como las plumas, los huesos huecos y los sacos aéreos, evolucionaron de forma fragmentaria casi tan pronto como surgieron los dinosaurios hace más de 230 millones de años. Las aves actuales evolucionaron a partir de los dinosaurios terópodos, un linaje que incluye tiranosaurios y Velociraptor.

Las aves y el cambio climático

Alrededor de 150 millones de años durante el Jurásico tardío, el arqueoptérix, considerado como una forma de transición entre dinosaurios y aves, fue el primero que llegó a los cielos. Esto abrió un nicho vacante para estos animales y la evolución avanzó rápidamente, lo que eventualmente dio lugar a las 10 000 especies de aves conocidas que viven en la actualidad.

Las aves y el cambio climático

A pesar de esta larga existencia, las aves hoy se enfrentan al mayor número de amenazas de su historia, especialmente a partir del cambio climático antropogénico. Los expertos predicen que el cambio climático podría enviar a más de la mitad de las especies de aves a la extinción.

Comprender a fondo las formas en que el cambio climático puede afectar a las aves, es esencial para predecir el riesgo de extinción y para desarrollar posibles estrategias para mitigar estos efectos.

Cambio climático

Para evaluar cómo el cambio climático afectará a las aves, lo más sensato es explorar el modo en que el planeta está cambiando.

El cambio climático se debe principalmente a los aumentos en las emisiones de gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono a la atmósfera.

Antes de la Revolución Industrial, los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera eran de 280 ppm. Los niveles actuales han aumentado en un 30% a 370 ppm.

Este nivel es el más alto de los últimos 800.000 años y posiblemente el más alto de los últimos 20 millones de años. Este aumento es al menos 100 veces más rápido que en cualquier punto de los últimos 600.000 años y puede no tener precedentes en la historia del planeta.

Estas emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera han dado como resultado un aumento de la temperatura global de 1.3 F en el último siglo.

Dos tercios de ese incremento se ha producido en los últimos veinticinco años a una media cada vez más rápida de 0.3-0.4 F por década.

Las temperaturas en el Ártico aumentaron más del doble que en el resto del planeta. Se espera que las temperaturas globales aumenten una media de más de 2 F hacia fines de siglo.

Las aves y el cambio climatico

Una consecuencia obvia de este calentamiento es un clima más cálido en muchas regiones del mundo. El cambio climático también causará sequías prolongadas e incendios en muchas regiones áridas.

Las regiones tropicales verán un aumento en la intensidad y la frecuencia de los huracanes. Esto provocará inundaciones, así como daños por fuertes vientos. Está previsto que el nivel del mar suba según los glaciares se derritan y erosionen playas y costas. Mientras el océano se calienta, también se volverá más ácido, ya que absorbe una cantidad cada vez mayor de dióxido de carbono de la atmósfera. Esto cambiará drásticamente muchos hábitats, con importantes consecuencias para las aves que dependen de ellos para la supervivencia.

 

Fenología

El efecto del cambio climático en la fenología y de lo que afecta a las aves ha sido documentado. Debido a que las temperaturas sirven como un disparador para que muchas especies lleven a cabo acciones naturales importantes como la migración o la reproducción, los cambios en las temperaturas pueden cambiar cuando se llevan a cabo estas actividades.

Un buen ejemplo de cómo esto puede afectar a las aves proviene de un estudio de un proyecto a largo plazo de (Parus major) en Europa.

Estas aves se reproducen cuando las presas son más abundantes, ya que los polluelos que se crían durante la abundancia de  presas más pesadas, tienen tasas de supervivencia más altas.

Las aves y el cambio climatico

Su principal presa consiste en orugas de los robles, que emergen durante el brote de los árboles en la primavera, antes de aparearse en el suelo. Esto deja una ventana estrecha en la que la reproducción del tiempo coincide con los picos en la abundancia de presas. Para lograr esto, las aves usan la temperatura como una señal para iniciar la reproducción.

Las temperaturas más cálidas han llevado a las aves a reproducirse antes en primavera. Sin embargo, las temperaturas también han comenzado a aumentar más rápidamente en el transcurso de la temporada. Esto significa que las orugas están surgiendo antes y la mayoría de las aves desarrollan sus garras demasiado tarde para que puedan aprovechar el aumento de estas presas. En resumen, que la época en que las aves están preparadas para reproducirse, no coincide con la disponibilidad máxima de presas para alimentarse. Esto puede disminuir el rendimiento reproductivo y poner en peligro la supervivencia de la población.

Estos problemas se intensifican en las especies migratorias. Los papamoscas  (Ficedula hypoleuca) han sido estudiados en el mismo proyecto antes mencionado. Estas aves son diferentes porque hibernan en el África tropical antes de migrar a Europa en la primavera para reproducirse. Utilizan la variación de la duración del día en invierno como una señal para empezar a migrar, no se basan en la temperatura. Debido a que la disponibilidad de presas se basa en la temperatura, y esto comenzó a principios de año,  ha provocado que las aves no lleguen a las áreas de reproducción a tiempo para aprovechar el aumento de las presas.

Esto representa una discrepancia en las señales, porque las migraciones son independientes de la temperatura y, por lo tanto, las aves no pueden alterar los patrones de migración a medida que cambia el clima.

una garza real en Valdeascas

Como resultado, la producción reproductiva se ha visto afectada y las poblaciones han disminuido en más del 90% en algunas áreas. Las poblaciones con los picos de alimentos más tempranos han tenido el mayor decrecimiento, lo que indica que la bajada de presas disponibles es un factor importante en estas disminuciones.

Variedad y distribución

A medida que el planeta se calienta, alterará el hábitat, lo que podría suponer que habrá menos variedades de muchas especies. Se prevé que las especies raras que se adaptan a hábitats muy específicos, como las que se encuentran en la cima de las montañas, son las que están en mayor riesgo, asimismo, que el número de aves boreales en el norte de Europa disminuya en más del 73% durante el próximo siglo.

Las aves en regiones más tropicales pueden ampliar su número a medida que aumentan las temperaturas, pero las aves en el norte de Europa están bloqueadas por la expansión hacia el norte del Océano Ártico. Los impactos del cambio climático en las especies de aves no son uniformes, pero probablemente varíen en diferentes latitudes y dependen de sus requisitos ecológicos.

 

Destrucción del habitát

Si bien algunas especies se enfrentarán a la reducción de sus individuos, otros se enfrentarán a la destrucción de su hábitat por el cambio climático.

Muchos pájaros durante sus migraciones hacen escala en zonas con lodos, para alimentarse de invertebrados. Se prevé que el aumento del nivel del mar cause la pérdida de hasta un 70% de este hábitat en algunos lugares, poniendo en peligro la existencia de estas aves.

 Muchas aves que habitan las zonas costeras, como los chorlitos (Charadrius melodus), ponen sus huevos directamente en la arena de la playa en una depresiones poco profundas. La erosión de las playas a partir del aumento del nivel del mar disminuirá la disponibilidad de este hábitat de anidación. Los oleajes más grandes también harán que los nidos se pierdan en el océano.

las aves y el cambio climatico

Las aves que dependen de los arrecifes de coral se enfrentarán a desafíos similares. Alrededor de un tercio del dióxido de carbono en la atmósfera es absorbido por el océano, lo que hace que el agua sea más ácida. El aumento de la acidez inhibe la capacidad de los corales de producir carbonato de calcio, que forma la estructura del arrecife. Como resultado, se vuelven frágiles y propensos a romperse. La disminución de la densidad esquelética y las contracciones en la estructura del arrecife se han documentado en muchos océanos. Para muchas aves en los trópicos, los arrecifes de coral proporcionan una importante fuente de alimento y son hábitats imprescindibles para su supervivencia. La degradación de los arrecifes a causa del cambio climático plantea serios riesgos para estas aves.

Invasiones y brotes

El cambio climático también puede facilitar la expansión de especies invasoras, muchas de las cuales están controladas  por las temperaturas.

El adelgid lanudo de cicuta (Adelges tsugae) es un insecto introducido desde Japón que ha causado una mortalidad generalizada de los árboles de cicuta en el este de los Estados Unidos. Las temperaturas invernales impiden la expansión de esta plaga hacia el norte y han evitado la devastación de algunos bosques.

Sin embargo, a medida que las temperaturas se vuelven más cálidas, la plaga puede extenderse a nuevos bosques, causando incluso más destrucción. De manera similar, las plantas invasoras como el espino cerval brillante (Frangula alnus) y el agridulce oriental (Celastrus orbiculatus) pueden diseminarse a nuevas regiones forestales a medida que la temperatura aumenta. Estas plantas son perjudiciales para los bosques porque reducen el número de árboles que proporcionan cobertura vegetal y también pueden dañar los árboles. Además, muchas especies también tendrán que lidiar con expansiones de especies invasoras, lo que hará que el hábitat no sea tan adecuado para ellas.

las aves y el cambio climatico

La salud de muchas poblaciones de aves también puede verse afectada por brotes de enfermedades. En Hawai, los mosquitos portadores de malaria están limitados por los cambios de temperatura a lo largo de los gradientes de altitud. Esto significa que los brotes de malaria son más comunes en altitudes más bajas, pero las áreas más altas en las cimas de las montañas crean un refugio para las aves porque los mosquitos no pueden llegar a la zona. El aumento de las temperaturas ha llevado a los mosquitos a moverse más arriba en las laderas de las montañas, amenazando a las aves que viven en la cima de la montaña.
Se piensa que la malaria aviar es una causa importante del declive de las aves hawaianas endémicas, por lo que su diseminación seguramente tendrá un fuerte efecto negativo en las poblaciones de aves.

Consecuencias

Estos impactos a largo plazo en las aves debido al cambio climático no se conocen bien. Muchas especies se enfrentarán a la extinción.

las aves y el cambio climatico

Las consecuencias del cambio climático son aún más complejas cuando se combinan con otras amenazas antropogénicas.

Por ejemplo, el curruco cerúleo (Setophaga cerulean) pasa los inviernos en los Andes y luego migra a las Montañas Apalaches para reproducirse. Su número ha disminuido desde que se desarrollaron las plantaciones de café en sus terrenos de visita en invierno y la extracción de carbón en sus áreas de cría.

En muchos casos, también es probable que existan interacciones con especies autóctonas cuando un ave se expande a otro habitat.

Por ejemplo, se prevé que las águilas pescadoras pierdan el 68% de su zona de reproducción y se conviertan en residentes permanentes de Florida durante todo el año.

Se espera que los pelícanos aumenten su número en las costas en un 89% . Estas aves pueden ser una fuente de competencia alimentaria con las aves que ya se encuentran en la zona, lo que podría generar factores estresantes adicionales sobre ellas. También podrían sobreexplotar las fuentes de alimento (sus presas), lo que lleva a las cascadas tróficas a afectar a todo el ecosistema.

Las águilas pescadoras también se alimentan de otras aves, por lo que pueden representar una amenaza para las aves en la zona, especialmente si los peces se vuelven escasos.

las aves y el cambio climatico

Es probable que haya interacciones complejas en todo el sistema a medida que las aves amplían su número.

La pérdida de muchas especies de aves daría como resultado la pérdida de los servicios al ecosistema que proporcionan, muchos de los cuales serán cada vez más importantes a medida que el planeta se caliente. Por ejemplo, las marismas sirven como amortiguador de marejadas ciclónicas, evitando la erosión costera. Las aves que habitan en estas áreas contribuyen a la salud del pantano al ayudar en el ciclo de la creación de nutrientes. Sin aves, las marismas se deteriorarán y no serán tan efectivas para protegernos contra las inundaciones a medida que las áreas costeras tengan que enfrentarse a más y más tormentas.

La pérdida de aves acuáticas de los humedales de las Grandes Llanuras los eliminaría como una fuente de recreo para los cazadores, así como los permisos de caza, ingresos proporcionados a las agencias gubernamentales.

Se espera que el águila calva, que es un icono de los Estados Unidos y en gran medida en muchas religiones nativas de América del Norte, pierda el 75% de su población en 2080. Estas pérdidas pueden no tener consecuencias tangibles, pero ciertamente la mayoría de las personas lo lamentarán. También robaría a las futuras generaciones la oportunidad de ver a estas aves en la naturaleza.

Soluciones

La solución más obvia a estos problemas sería detener el cambio climático, pero esto es extremadamente complicado, tanto económica como políticamente.

Además, incluso si dejáramos de emitir gases de efecto invernadero a la atmósfera, los gases emitidos continuarían calentándose. Las aves seguramente tendrán que lidiar con un planeta más caliente en los próximos años.

las aves y el cambio climatico

La restauración y protección del hábitat es un paso importante para muchas aves. A medida que los bosques del norte de Europa se reducen, la creación de refugios para las aves donde las actividades humanas no los pongan en peligro, maximizará su poco hábitat disponible en estos bosques. En particular, preservar grandes extensiones de hábitat será esencial para la conservación. En las Grandes Llanuras, muchos humedales se han convertido en campos agrícolas. Restaurarlos a su estado anterior aumentaría el hábitat de las aves acuáticas y permitiría un cierto grado de resistencia contra el cambio climático.

La construcción de sitios hechos por el hombre para que las aves aniden, también puede conducir a un mayor rendimiento reproductivo y crecimiento poblacional para algunas especies. Las estrategias de conservación que tienen éxito, se basarán en la recolección continua de datos para comprender completamente los impactos del cambio climático en las aves y priorizar los hábitats y las poblaciones de especies que tengan más posibilidades de supervivencia.

Fuente: www.environmentalscience.org

 


Published on: 30 octubre, 2017  -  Filed under: Aves  -  Tagged: , , ,


No comments yet


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies